La Campana

Ayer fui al cerro La Campana ubicado en la comuna de Olmué en la quinta región.  Junto a otras cuatro personas partimos temprano en la mañana el ascenso hacia la cumbre de este cerro que alcanza una altura aproximada de 1.880 metros.

Como fue mi primera vez en subir a una cumbre, tengo que describir el ascenso en tres partes: Entrada-Sector la Mina, Sector la Mina-Cima y Retorno.

Entrada – Sector La Mina

Partimos la caminata a las 8:30 de la mañana en un día muy despejado y soleado que había en Olmué. La caminata es muy tranquila, con un sendero (llamado el andinista) muy tranquilo, con una pendiente muy leve que va cortando en zig zag un pequeño arroyo al principio y el cerro mismo a medida que se va alcanzando más altura. Este primer tramo fue el más relajado de todos y como íbamos tan relajados, hablando, contando chistes y muy pauseados, nos demoramos 2 horas y media al sector de La Mina, que se llama así porque en la antigüedad (no hace cuanto tiempo) hubo una mina de cobre y otros minerales. Este lugar es el sector de descanso intermedio del ascenso, aquí llegas a una meseta plana en la cual se encuentra un pequeña vertiente filtrada en un tubo de metal de la cual puedes beber agua muy limpia, fría y refrescante.

De La Mina a la Cumbre

Después del merecido descanso, partimos de nuevo hacia la cima, pero ahora la subida sería muy empinada, en donde es casi imposible ir sin bastón. El sendero es angosto y hay muchas piedras en el camino. Como a la media hora llegamos a la placa de Darwin, que es una placa de metal con las palabras que Charles Darwin  pronunció acerca del cerro La Campana en su visita hecha en el año 1834. Luego se viene la parte más pesada del camino, ya que pasa de empinado a casi vertical en un área llena de rocas grandes. Se gasta mucha energía subiendo de roca en roca en una parte donde el sendero se pierde completamente y nuestra única guía son flechas indicativas de color rojo. Finalmente, después de tres horas, llegamos a la cima y el sacrificio vale la pena, ya que la vista es simplemente espectacular. Es asombrosa la vista panóramica que se obtiene, en donde hacia un lado tienes a la cordillera de los andes y por el otro lado la vista hacia los valles centrales y muy a lo lejos el mar.

El retorno

Después de una hora en la cima, comenzamos el descenso. Hasta el sector de la mina la bajada es muy fácil, rápida y no cansa para nada. Solo nos detuvo un momento la peocupación por un caballo que estaba atrapado en las rocas grandes en una parte donde el sol pega muy fuerte, no supe como llegó ahí ni porque no podía salir. Pasamos por la placa de darwin nuevamente y llegamos una vez más al sector de la mina. Luego se vino lo más molesto para mi, a la mitad del viaje comencé a tener fuertes dolores en ambas plantas de los pies, lo que hizo que fuese un suplicio ir bajando dado que la pendiente y lo pedregoso del camino hacía que me doliese mucho los pies. Finalmente llegamos a la entrada bien en la tarde, muy adoloridos de los pies, pero muy contentos por la experiencia porque lo pasamos bien.

Quizás en el futuro se vienen el Cerro El Plomo o el monte Aconcagua.

Les dejo unas fotos y espero les haya gustado.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Anuncios

3 comentarios en “La Campana

  1. Lo que pasa es que no estas acostumbrado a caminar mucho, las fotos estan muy lindas, buen lugar para visitar, me acuerdo que cuando éramos niños fuimos pero yo recuerdo haber subido sólo un poquito, me acuerdo más de una casa por ahi que tenía muchos animales y aves y una inmensa piscina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s