Dieta para combatir la anemia

La anemia se produce por la disminución de glóbulos rojos en la sangre. Puede ocurrir por dos causas: falta de hierro o falta de ácido fólico (una de las vitaminas B).

La primera se conoce como anemia ferropénica y puede estar motivada por la no absorción de hierro en el tracto digestivo, por sangrado crónico o por la ausencia de este mineral en la dieta, que suele ser la causa más común.

La anemia por falta de ácido fólico o folato se denomina anemia megaloblástica o anemia perniciosa. Puede ser causada por una dieta deficiente en ácido fólico, o por beber alcohol en exceso (ya que impide la absorción del folato). La deficiencia de esta vitamina suele verse en determinadas enfermedades del tracto digestivo inferior como la enfermedad celíaca, o en personas con cáncer.

Afortunadamente estas carencias pueden corregirse mediante suplementos vitamínicos y/o a través de tratamientos dietéticos para la anemia, basados en la incorporación de alimentos en la dieta que resultan ideales para combatirla.

La dieta para combatir la anemia incluye los siguientes alimentos:

Falta de Hierro
• Leche: los lácteos en general son una muy buena fuente de ácido fólico. Puedes encontrar en el mercado leches y lácteos adicionados con hierro.
• Huevo: la yema se caracteriza por ser rica en hierro.
• Carne: las carnes, especialmente las rojas, son la fuente de hierro por excelencia, así como sus derivados (morcilla, hígado, etc.)
• Vegetales: Los vegetales de hojas verdes son ricos en hierro, por ejemplo: la espinaca, acelga, brócoli, alcachofa, lechuga y coles en general.
• Frutos secos: almendras, nueces, pistachos, avellanas, etc., son fuentes de hierro.
• Cereales: los enteros en general, el arroz integral, la avena, etc.
• Legumbres: las lentejas son una fuente muy rica de hierro.

Falta de Acido Fólico
Algunos alimentos fuente de ácido fólico son: las naranjas, lechuga romana, espinacas, hígado, arroz, cebada, brotes, germen de trigo, frijoles, frijoles de soya, maní, brócoli, espárragos, chícharos, lentejas, germen de trigo, garbanzos, vegetales de hojas verdes.
El ácido fólico también se encuentra en forma sintética en las multivitaminas, cereales enriquecidos para el desayuno, granos enriquecidos, entre otros.

Consejos que debes tomar en cuenta si padeces de anemia

• No bebas infusiones como el té o café inmediatamente después de comer, ya que los taninos de las infusiones inhiben la absorción de hierro.
• Toma un vaso de zumo de naranja, toronja, mandarina o limón inmediatamente después de comer, ya que su alto contenido en vitamina C ayuda y favorece la absorción de hierro, especialmente el de origen vegetal.
• Consume alimentos ricos en hierro y ácido fólico en cada comida.
• Si tomas suplementos de hierro es recomendable ingerirlos entre comidas, pues la absorción aumenta cuando el estómago está vacío. Preferiblemente tómalos acompañados de zumo de naranja, o toronja.
• No abuses de los productos con calcio, ya que este mineral puede disminuir la absorción de hierro.
• Combina en un mismo plato una carne o pescado con un alimento vegetal rico en hierro.
• Añade perejil y limón exprimido a los aliños de las verduras, carnes y pescado.
• Toma de postre frutas frescas cítricas (naranja, mandarina, kiwi, frutilla) o zumos de cítricos recién exprimidos.
• Reduce el consumo de café, té, vino y vinagre.
• No abuses del consumo de pan integral, salvado y cereales integrales. Limita el uso de suplementos de fibra
• Realiza una dieta variada en la que no falte cualquier tipo de carne (especialmente ternera y cordero), almejas, mejillones, legumbres, frutos secos y verduras de hoja verde.
• Separa el aporte de lácteos (leche, yogur, queso) de las comidas principales ricas en hierro.
• Favorece el consumo de alimentos enriquecidos en hierro, como los cereales de desayuno.
Importante: Siempre consultar a un médico ante cualquier duda que tengas.

Anuncios

5 comentarios en “Dieta para combatir la anemia

    • Siempre es importante alimentarse bien, muchas veces con las preocupaciones del trabajo y otras cosas uno se descuida en ese aspecto.
      Y sobre los desarreglos una vez al mes, yo también los hago a veces pero cuidándome de los problemas a la vesícula. Lo bueno que después se puede ir a quemar lo que sobra en el gimnasio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s