La Vesícula

Los Cálculos en la Vesícula Biliar

¿Qué son los cálculos en la vesícula biliar?

Los cálculos se forman cuando la bilis acumulada en la vesícula biliar se endurece y forma un material similar al de las piedras. Demasiado colesterol, sales biliares o bilirrubina (pigmento biliar) pueden causar los cálculos.

Cuando los cálculos están dentro de la propia vesícula biliar se habla de colelitiasis. Cuando los cálculos están en las vías biliares se habla de coledocolitiasis. Los cálculos que obstruyen las vías biliares pueden producir una infección grave de las vías biliares, el páncreas o el hígado, que incluso puede poner en peligro la vida. Las vías biliares también se pueden obstruir por un cáncer o un traumatismo.

Existen dos tipos de cálculos en la vesícula biliar: los cálculos de colesterol y los cálculos de pigmentos. El 80 por ciento de los cálculos en la vesícula son de colesterol. El tamaño de los cálculos puede ser desde el de un grano de arena o de sal al de una pelota de golf. Una persona puede tener un solo cálculo o varios cientos.

¿Cuál es la causa de los cálculos en la vesícula biliar?

Se cree que los cálculos de colesterol se forman cuando la bilis contiene demasiado colesterol, demasiada bilirrubina o pocas sales biliares, o cuando la vesícula biliar no se vacía como debiera por alguna otra razón.

Los cálculos de pigmentos tienden a desarrollarse en las personas que padecen cirrosis, infecciones de las vías biliares y trastornos sanguíneos hereditarios como la anemia de células falciformes. Las causas de este tipo de cálculos no se saben con certeza.

¿Cuáles son los síntomas de los cálculos en la vesícula biliar?

Al principio, la mayoría de los cálculos no causan síntomas. Sin embargo, cuando los cálculos aumentan de tamaño o cuando empiezan a obstruir las vías biliares, pueden aparecer síntomas o “cólicos”. Los cólicos biliares suelen aparecer después de comer alimentos grasos por las noches. A continuación se enumeran los síntomas más comunes de los cálculos en la vesícula. Sin embargo, cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Dolor fuerte y continuo en la parte superior del abdomen que aumenta de intensidad rápidamente y que puede durar desde 30 minutos hasta varias horas.
  • Dolor en la espalda entre los omóplatos.
  • Dolor en el hombro derecho.
  • Náusea.
  • Vómito.
  • Fiebre.
  • Escalofríos.
  • Ictericia.
  • Sentirse abotagado.
  • Intolerancia a los alimentos grasos.
  • Eructos o gases.
  • Indigestión.

¿A quién afectan los cálculos en la vesícula biliar?

A continuación se sugieren los factores de riesgo de los cálculos en la vesícula biliar:

  • Obesidad
    La obesidad es un importante factor de riesgo para los cálculos en la vesícula biliar, sobre todo en las mujeres.
  • Estrógenos
    El exceso de estrógenos debido al embarazo, la terapia hormonal sustitutiva, o las píldoras anticonceptivas parecen incrementar los niveles de colesterol de la bilis y disminuir la movilidad de la vesícula biliar, y ambas cosas pueden causar cálculos.
  • Sexo
    Las mujeres de edades comprendidas entre los 20 y los 60 años de edad tienen el doble de probabilidades de desarrollar cálculos en la vesícula que los hombres.
  • Edad
    Las personas mayores de 60 años de edad son más propensas a desarrollar cálculos en la vesícula que los jóvenes.
  • Medicamentos que reducen el colesterol

Los medicamentos que reducen el colesterol de la sangre pueden hacer aumentar el colesterol que se secreta en la bilis lo cual, a su vez, aumenta el riesgo de padecer cálculos.

  • Diabetes
    Las personas diabéticas generalmente tienen niveles elevados de ácidos grasos, llamados triglicéridos, que pueden aumentar el riesgo de cálculos en la vesícula biliar.
  • Adelgazamiento rápido

Cuando el cuerpo metaboliza la grasa de una persona que adelgaza rápidamente, hace que el hígado segregue una cantidad extra de colesterol en la bilis, lo cual puede causar cálculos en la vesícula biliar.

  • Ayuno
    El ayuno reduce la movilidad de la vesícula biliar, causando que la bilis se vuelva demasiado concentrada de colesterol.

Dieta para la vesícula

Esta dieta está dirigida a personas con dispepsia biliar, cólicos biliares o que hayan pasado por una cirugía de la vesícula biliar (colecistectomía).

Para esta dieta se recomienda:

  1. Comer lentamente y masticar bien.
  2. Evitar todo tipo de grasas.
  3. Comer porciones pequeñas.
  4. Evitar los alimentos que producen gases, picantes, especias, salsas, alcohol y tabaco.
  5. Cuidarse del estreñimiento.

Entre los alimentos recomendados tenemos:

  • Infusiones calientes y suaves de té y manzanilla.
  • Leche descremada en pequeñas cantidades y aumentando progresivamente.
  • Sopas o papillas:
  • Sopa de caldo vegetal bien cocida, de tapioca, arroz blando, fideos, pastas italianas.
  • Papillas muy cocidas de harina de avena, de lentejas, de maíz, etc.
  • Purés de patatas, cocidas con agua o al horno, o purés de legumbres secas muy cocidas pasadas por el tamiz.
  • Pastas: Tallarines, macarrones, purés, etc.
  • Ternera, conejo, carnero, hervidos, a la parrilla o asados, tiernos y divididos en pequeños trozos.
  • Pollos sin piel, gallina sin piel o pichón sin piel, hervidos, a la parrilla o asados, tiernos y divididos en pequeños trozos.
  • Jamón magro, poco salado o dulce.
  • Pescados: Pescado blanco, lenguado, merluza, pescadilla, etc., cocidos en agua, sazonados con un poco de aceite o limón, a la parrilla o ligeramente rebozados con una capa de pasta.
  • Postres: Flan, mermelada, compota, zumo de frutas, frutas cocidas o manzanas crudas.
  • Pan y galletas: Galletas tostadas de pan blanco en pequeña cantidad, pastas secas, hojaldre o pan de bizcocho.
  • Tipos de cocción:
  • Con poca grasa incorporada.
  • Sin freír.
  • No calentar la grasa por encima de los 100 °C.
  • Crudos, hervidos, planchas, vapor, papillotte (envuelto en papel vegetal o de aluminio).

Entre los alimentos prohibidos tenemos:

  • Cacao (chocolate).
  • La leche y sus derivados debe tomarlos desnatados. Todos los quesos contienen grasas y por tanto están desaconsejados.
  • Carne y derivados: debe eliminar la grasa visible.
  • Carnes grasas: cordero, cerdo, todos los embutidos. Sesos.
  • Carnes no grasas: ternera, pollo sin piel, pavo sin piel, caballo, conejo, carnero.
  • Alimentos marinos: pescado blanco, apenas tiene grasa y por ello está recomendado en la dieta; el pescado azul o pescado graso (10-12% grasa) está desaconsejado; y el marisco es bajo en grasa pero está desaconsejado.
  • Huevos (6% grasa). La grasa está únicamente en la yema y está totalmente desaconsejada.
  • Aceite crudo: se tolera mucho mejor que el aceite de fritura que no es recomendable. Debes repartirlo a lo largo de todo el día.
  • Las margarinas vegetales y las mantequillas están desaconsejadas.
  • Los frutos secos grasos (50% grasa) están desaconsejados.

Cuando lleves algunas semanas con la dieta y empiezas a sentirte mejor, puedes probar otros alimentos o prepararlos con otro tipo de cocción. Haz estos cambios de forma gradual.

About these ads

4 pensamientos en “La Vesícula”

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s